Ramón Reig y Lucía Ballesteros-Aguayo. Universidad de Sevilla (España)

Este monográfico del I Congreso Internacional de Comunicación y Filosofía no solo es fruto del grado de madurez que van alcanzando los estudios científicos en torno a la reflexión de los contextos comunicacionales a la luz de los presupuestos filosóficos que los sustentan, sino, además, de la mayoría de edad que alcanzan esas reflexiones y que traspasan las fronteras de los exclusivos marcos fijados por circunstancias políticas o fronterizas.
El avance de la tecnología permite trasladar velozmente las preguntas fundamentales tanto de la comunicación como de la filosofía a lugares próximos o remotos. Así, hemos podido constatar cómo investigadores del periodismo, la filosofía o la ciencia se congregaban en número creciente y con un destacado interés en la ciudad de Priego de Córdoba alrededor de esta primera edición que superaba el centenar.
Si el lector se fija, los ejes que las guían se concretan en las temáticas enunciadas en el título de estas líneas. «Se filosofa para vivir», dijo Ortega. Y Solomon y también Higgins —que se hacen eco de las palabras de Ortega— añaden que la filosofía es una profunda necesidad

DESCARGA