A lo largo de varios días se ha podido visitar la embarcación con la que se pretende continuar divulgando las hazañas marítimas de antaño

La nao Victoria ha permanecido atracada desde el jueves 24 hasta el 30 de mayo en el muelle número uno del Puerto de Málaga abierta a visitas grupales e individuales. Este barco, construido en 1991 en Isla Cristina para la Exposición Universal de Sevilla, es una réplica exacta del primero que dio la vuelta al mundo hace 500 años. El objetivo de este proyecto es dar a conocer cómo vivían abordo, cómo se navegaba, qué experiencias adquirían y qué emociones sentían quienes navegaban en este buque. Con un recorrido muy diverso, en el que ha visitado lugares como Alemania, Ámsterdam, Francia y Portugal, en este 2018 se focalizará en la Península Ibérica donde ya ha navegado por la costa de Punta Umbría y continuará la ruta por el Puerto de Santa María finalizando en la costa del Mar Cantábrico.

Esta reproducción conmemora la primera vuelta al mundo en el siglo XVI, el mayor hito de la historia de la navegación llevado a cabo por Fernando de Magallanes y sus tripulantes, a lo largo de tres años en los que cruzaron grandes océanos y dieron a conocer el tamaño real de la tierra durante una aventura que finalizó el 8 de septiembre de 1522. Su diseño y construcción corrió a cargo de Ignacio Fernández Vial quien, tras un exhaustivo estudio histórico al no existir planos originales, recurrió a la búsqueda de datos en el Archivo de Indias de Sevilla. A lo largo de ocho meses, carpinteros de ribera e ingenieros navales trabajaron siguiendo el máximo rigor histórico posible.

La organización a la que pertenece esta embarcación se llama Fundación Nao Victoria, una entidad sin ánimo de lucro encargada de investigar y divulgar los grandes hechos marítimos de antaño, que nace tras la hazaña de recrear la vuelta al mundo de los marinos españoles entre 2004 y 2006 con sus 26 metros de eslora, tres mástiles y seis velas. Una gesta que partió de Sevilla en la que visitaron 17 países, en 5 continentes, convirtiéndose en la primera réplica de un velero que hizo este recorrido. Josu Palacios, tripulante de la embarcación, destaca que la tarea de la Fundación es importante ya que a nivel nacional existe aún una gran cantidad de personas que no conoce la historia naval española y tienen dudas de quiénes eran personajes relevantes como El Cano o Magallanes. Esta Fundación tiene en activo otras reproducciones como El Galeón Andalucía, réplica de los barcos que protagonizaron las rutas comerciales y culturales que del siglo XVI al XVIII unieron España con América y Filipinas a través de las llamadas flotas de Indias, y la nao Santa María, réplica del célebre navío de la historia de los Descubrimientos, cuya presencia en puertos es un potente reclamo de interés para conocer los detalles de las exploraciones, rutas comerciales e intercambios culturales entre España, América y Asia.