Se cumplen 242 años desde su aprobación

Como es tradición el primer sábado después del 4 de julio, Macharaviaya celebra el Día de la Independencia Americana recordando a su hijo más ilustre, Bernardo de Gálvez. Los actos comenzaron el viernes 6, con un desfile por varias calles del centro de Málaga en las que se realizaron varios homenajes a la figura de Gálvez, continuando al día siguiente con una recreación histórica de la Batalla de Pensacola en Macharaviaya. Este año, como novedad, se introdujo una primera parte en la que se repasó la vida de los Gálvez con la participación de un grupo de niños que representaron la infancia del militar, quien marchó a Madrid a los diez años para no volver a su pueblo nunca más. A la celebración han acudido Antonio Campos, alcalde de Macharaviaya; Juan Antonio García Galindo, vicerrector de Política Institucional y director del Aula María Zambrano de Estudios Transatlánticos UMA – ATECH; la cónsul de EE.UU. en la Costa del Sol, Roberta Aaron, además de diputados, delegados de la Junta y concejales de la comarca oriental. Galindo destacó, en una entrevista a Axarquía Plus, el honor que significa estar detrás de todo lo que representa la figura y obra de Bernardo de Gálvez. De igual modo, afirmó que «la presencia de España en Estados Unidos ha estado oculta durante mucho tiempo y gracias a la labor de recuperación, que se está haciendo desde Macharaviaya, se está avanzando mucho en esta dirección». Estos actos han sido organizados por el Ayuntamiento de Macharaviaya junto a la Asociación Histórico-Cultural de Granaderos y Damas de Gálvez de Macharaviaya en colaboración con la Asociación Torrijos 1831 y la Asociación Málaga Recreadora.

Estados Unidos logró su independencia de Reino Unido el 4 de julio de 1776 comenzando, de esta manera, la primera república democrática representativa de la historia de la humanidad. Este año se ha conmemorado el 242 aniversario de la Declaración de Independencia del país en cuyo inicio se encuentra la siguiente frase: «Cuando en el curso de los acontecimientos humanos se hace necesario para un pueblo disolver los vínculos políticos que lo han ligado a otro y tomar entre las naciones de la tierra el puesto separado e igual». En esta primera Declaración, previa a la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano elaborada después de la revolución francesa de 1789, ya aparecían los deseos democráticos soñados durante siglos por los grupos más progresistas. Asimismo, también recoge que todos los hombres son iguales y tienen derechos irrenunciables como la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Con el fin de asegurar estos derechos, los hombres eligen gobiernos, que pueden ser abolidos si no representan al pueblo.

En este contexto, España tuvo una implicación basada en ayuda financiera y militar a la Guerra de Independencia de las Trece Colonias decisiva para determinar la victoria de los americanos en la que destacó la labor del joven gobernador de Luisiana, el malagueño Bernardo de Gálvez. Este creó un ejercito multinacional de 7.000 soldados canalizando el contrabando de ayuda militar y provisiones a través del río Mississippi a los frentes rebeldes del norte. Cuando estalló la guerra en 1779, Gálvez inició otro frente en la lucha, en la zona de la costa del Golfo, con una campaña militar que golpeó duramente a los ingleses desde Manchac y Baton Rouge hasta Pensacola y Bahamas. Precisamente, la batalla de Pensacola está considerada como una de las más grandes y de ejecución más brillante de la historia. Finalmente, tras dos intentos fallidos a causa de los huracanes del Caribe, Gálvez recuperó Florida para España y ayudó a crear el borrador con los términos del tratado que significó el fin a la guerra. Posteriormente, el Congreso americano le otorgó una mención especial por su ayuda a la independencia pasando también a la historia como el primer urbanista de Nueva Orleans, ciudad marcada por los patios, los balcones de geranios y los azulejos con los nombres de las calles en español.

El Aula María Zambrano de Estudios Transatlánticos UMA – ATECH reconoce nuevamente la relevancia de la familia Gálvez, destacando los actos en relación a este personaje histórico y realizando actividades tal y como el II Workshop Internacional, que posteriormente dio lugar al monográfico del segundo número de la revista TSN que lleva por título «Los Gálvez de Macharaviaya y la relación entre dos continentes. Siglo XVIII», o la asistencia a la reapertura del Museo de los Gálvez, en febrero de 2017, lugar en el que se pueden encontrar objetos de la época como vestimentas, armas o documentos, así como paneles explicativos o recreaciones de los hitos más importantes.