CENTRO CULTURAL GENERACIÓN DEL 27: MÁLAGA COMO EJE DE LA LITERATURA ESPAÑOLA

Texto y fotos: Lucía Villalba Pérez (TSN. Universidad de Málaga, España)

DOI: https://doi.org/10.24310/TSN.2023.vi15.18174

La conocida generación del 27 está compuesta por una serie de artistas que desarrollan una estética similar en sus obras y que se enmarcan en el mismo espacio temporal (finales del siglo XIX y principios del siglo XX). La mayoría son poetas: Pedro Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Dámaso Alonso, Federico García Lorca, Vicente Aleixandre, Rafael Alberti, Luis Cernuda, José María Hinojosa, Emilio Prados y Manuel Altolaguirre, pero también destacan músicos como Manuel de Falla, el dramaturgo Alejandro Casona, el pintor surrealista Salvador Dalí y el cineasta Luis Buñuel; sin olvidar a los novelistas Ramón J. Sender y Max Aub.

Muchos de estos artistas coincidieron en Madrid para formalizar sus estudios. Pero esto no significa que la capital sea el único lugar en el que se aglutine esta corriente artística moderna. Así, si nos trasladamos al sur de la península ibérica, en Málaga se creó el Centro Cultural Generación del 27 en el año 1984, que sigue abierto hasta la actualidad. A partir de entonces, la Diputación de Málaga salvaguarda la memoria de este grupo de artistas e intelectuales. Este centro no solo sirve para cuidar el pasado cultural, sino que también cuenta con iniciativas que ayudarán a que nazcan futuros artistas.

 

Creación del Centro Cultural Generación del 27

En el año 1983 se aprueba la creación del Centro Cultural Generación del 27 en un pleno de la Diputación de Málaga con el objetivo de homenajear a este grupo de artistas españoles. Entre los intelectuales malagueños que proponen a la Diputación la creación de este centro, destaca la figura de Rafael Ballesteros. Este poeta en aquellos tiempos estaba afiliado al Partido Socialista Obrero Español y además era diputado y presidente de la Comisión de Cultura en el Parlamento, por lo que fue el principal partícipe en el proyecto de cohesionar el legado de estos escritores que fueron una referencia a principios del siglo XX.

 

Málaga: eje de la generación del 27

Málaga fue la cuna de muchos de los artistas más reconocidos de la generación del 27. Manuel Altolaguirre, Emilio Prados, José Moreno Villa y José María Hinojosa nacieron en la ciudad de los espetos y vivieron en ella gran parte de su vida. Pero no son los únicos que conocen Málaga; Vicente Aleixandre, que narraba que toda su infancia fue malagueña, siempre tuvo un amor especial hacia la ciudad; así lo explicaba en su obra Sombra del paraíso, llena de poemas que aluden al sur de España.

Por otro lado, la familia de Federico García Lorca veraneaba en la playa de la Caleta (Málaga) y desde joven conoció a Prados y a Altolaguirre.

Rafael Alberti tenía un tío párroco en Málaga, y por ello visitaba la ciudad.

Luego, Jorge Guillén vivió en Málaga su madurez, se compró una casa en el paseo marítimo y allí residió hasta los últimos días de su vida. Está enterrado en el Cementerio Inglés de la ciudad. Dámaso Alonso solía visitar a Guillén en su casa de Málaga e incluso estuvo a punto de mudarse a la ciudad.

Los malagueños Emilio Prados y José María Hinojosa se reunían con Dalí en el Castillo del Inglés. Allí fue donde el catalán elaboró el famoso Cadáver exquisito de Torremolinos, un monstruo pintado a partes por Gala Eluard, Salvador Dalí, Darío Carmona, José Luis Cano y Emilio Prados el 18 de mayo de 1930.

Además, un elemento, sí o sí, reunirá a todos los poetas de la generación del 27 en Málaga: la Imprenta Sur.

 

Imprenta Sur y su revista Litoral

La Imprenta Sur es fundamental para dar cohesión a la generación del 27. En ella nació la revista Litoral, reconocida a día de hoy como la revista de poesía «más hermosa y más importante de España», como detalla José Antonio Mesa Toré, actual director del Centro Cultural Generación del 27. En ella no falta ningún miembro de la generación del 27 (a excepción de Pedro Salinas). Al igual que los artistas de esta época, la revista Litoral conjugaba la poesía con otras artes, e incluía en sus páginas partituras de música y obras pictóricas.

Se fundó en octubre de 1925. Emilio Prados nació en el seno de una familia adinerada y del negocio de su padre, una fábrica de muebles, sacaría el dinero necesario para poner en marcha la Imprenta Sur. Prados, desde pequeño, arrastraba problemas de salud y crisis personales, pero con esta imprenta daría sentido a su vida publicando los libros de todos sus amigos, que estaban repartidos por España, en aquel período de ebullición creativa. Este negocio sin ánimo de lucro permitirá que puedan publicar sus obras todos los poetas sin importar su nivel adquisitivo, pues la imprenta no pedía dinero a los artistas cuando estos no podían costear sus publicaciones. Los suplementos de la revista Litoral (impresa por Imprenta Sur) serán la más amplia colección de libros de la generación del 27. En ellos, los poetas publicaron sus primeras obras: Emilio Prados, Tiempo; Cernuda, Perfil del aire; y Lorca, Canciones.

Imprenta Sur estuvo activa hasta 1999. En ese año, los hijos Andrade (familia de maquinistas de la Imprenta Sur) se jubilaron y decidieron cerrar la imprenta. Pero Lorenzo Saval, director entonces del Centro Cultural Generación del 27 (estuvo en ese cargo entre los años 1999 y 2003), y José Antonio Mesa (actual director), propusieron a la Diputación de Málaga que comprara la Imprenta Sur. De esta manera, en el año 2001 el centro amplió sus dimensiones adquiriendo esta imprenta, que tendría su propia sala en el año 2005. Desde la compra de la misma, tenían claro que su objetivo era continuar la tradición malagueña y seguir editando poesía. A día de hoy, publican obras de poetas actuales, además de, por supuesto, figuras históricas como Lorca, Emilio Prados o Manuel Altolaguirre.

El Centro Cultural Generación del 27, además de conservar el patrimonio histórico de Málaga, lleva a cabo actividades culturales, premios, la edición de su propia revista cultural (El Maquinista de la Generación) y la tirada de obras de poesía en la antigua Imprenta Sur.

 

Actividades culturales

Las actividades culturales desde los inicios de este centro se orientan a actos relacionados directamente con la generación del 27 y actos para promocionar la literatura actual.

«Somos un centro literario, pero a mí me gusta que, igual que la generación del 27 no fue solo literaria, en nuestros actos haya música, cine, teatro o cualquier otro género artístico; aunque, eso sí, siempre en relación con la literatura», afirma el director de este centro, José Antonio Mesa Toré. Tecleando el misterio: jazz y poesía bajo las estrellas es un acto que tuvo lugar en Alhaurín de la Torre el pasado 3 de junio, en el que participó una banda de jazz, que aportó ambiente musical al recital poético.

También tienen lugar en el centro exposiciones con relación a la generación del 27 y otras como la La palabra pintada, que aparece recogida en el monográfico del número 6 (pp. 65-70) de esta misma revista, Transatlantic Studies Network (TSN). Otro ejemplo sería la exposición fotográfica titulada Todas las cosas del mundo, por Ricky Dávila, inaugurada el viernes 2 de junio de 2023 e inspirada en poemas suyos, ya que en esta entidad siempre está presente la literatura.

 

Premios

Para apoyar la creación literaria, este centro convoca tres premios: dos de poesía y uno de ensayo. Todos ellos se desarrollan a nivel internacional, pues José Antonio Mesa confirma que tienen mucha aceptación en Hispanoamérica y que, por tanto, muchos de los ganadores son de fuera de España.

El Premio María Zambrano de Ensayo Internacional se otorga a obras que traten sobre la relación entre filosofía y literatura o bien sobre la trayectoria de la intelectual María Zambrano.

Por su parte, el Premio Internacional de Poesía Generación del 27 no presenta límite de edad y se presentan poetas con una trayectoria importante. En cambio, el Premio Internacional de Poesía Emilio Prados es para menores de treinta y cinco años, y Mesa asegura que todos los poetas jóvenes querrían ganarlo. Y es que el Premio Emilio Prados es uno de los mejor pagados en España, con una dotación económica de 6.000 euros para el primer puesto. Pero no solo eso, sino que además el ganador cuenta con la publicación de su obra en una editorial con presencia en todas las librerías de España y de Latinoamérica.

Cuando salen a la venta los libros de los ganadores, algunos de ellos son invitados a los actos y ciclos de poesía que organiza el centro. José Antonio Mesa explica que han pagado a los galardonados viajes desde el otro lado del Atlántico, pero confiesa que actualmente no cuentan con tantos recursos.

Centro Cultural Generación del 27, creado con el objetivo de conservar y promover la literatura española. Unas figuras históricas que hay que conocer y continuar con su legado. Gracias a la generosidad que un día mostró Emilio Prados, hoy disfrutamos de grandes obras que inspiran a los artistas contemporáneos. La generación del 27 es una semilla de la creatividad.

 

  

Fuentes y bibliografía

García Luengo Manchado, J. (2010): «Generación del 27: pintura, música y poesía», en Boletín de Arte, 30, pp. 287-300.

Neira Jiménez, J. (2018): «Construcción crítica y realidad histórica de la generación del 27», pp. 191-209.